NUEVA LEY DE LIBERTAD SEXUAL, «solo sí es sí»

Nueva ley de libertad sexual, «solo sí es sí»
¿Hace pocos días, el Gobierno aprobó un nuevo proyecto, Solo sí es sí, en el que deja de existir la diferencia entre agresión y abuso sexual, instando al Código Penal a definir medidas de atención, prevención y reparación para las víctimas, así como volver a redefinir el que es el consentimiento. En este artículo, le contaremos un poco más sobre esta nueva Ley, cómo quedan los delitos y de qué manera se define el consentimiento. 
  • El Consejo de Ministros dio luz verde a este proyecto, el pasado 6 de julio, aunque falta la aprobación de las Cortes, por lo que aún no podemos cantar victoria, ya que podría sufrir algunos cambios. No obstante, hay algunas novedades que nos hacen levantar el puño y darnos cuenta de que hemos conseguido avanzar en el derecho de la mujer y la violencia de género. 

  • Se abren nuevas puertas para las víctimas de la violencia sexual, un tipo de violencia machista, ampliando a los niños como víctimas de este abuso y creando centros integrales para evitar que las víctimas deban acudir a la comisaría o al juzgado. Unos cambios que empezaron a debatirse tras la violación grupal a la joven de Pamplona la noche del 7 de julio de 2016. Un caso que ayudó a sensibilizar a la sociedad sobre estas agresiones y a denunciar la revictimización de las mujeres que sufren violencia sexual. Sin duda, tanto los hechos como las resoluciones de la sentencia hicieron despertar la indignación de muchas mujeres y hombres, llenando las calles del lema no es abuso, es violación. 

CAMBIO DE PARADIGMA

    Si las Cortes así lo aprueban, el término abusos sexuales dejará de existir, para que todo acto sexual que se haga, sin consentimiento, se considere una agresión sexual, en el que únicamente se dará importancia a si hubo consentimiento o no, sin tener en cuenta ningún otro factor. Por ello, a partir de ahora, la víctima no tendrá que acreditar una de las condiciones del Código Penal actual: violencia e intimidación. 

    Esta nueva ley se alinea con el Convenido de Estambul, en el que cualquier acto sexual sin consentimiento se califica como violación. Y que toda violencia en contra la mujer será un acto machista, sea cual sea el parentesco entre agresor y víctima. Países como Portugal, el Reino Unido, Dinamarca o Suecia tienen este tipo de legislación.

    «Solo se entenderá que hay consentimiento cuando se haya manifestado libremente mediante actos que, en atención a las circunstancias del caso, expresen de manera clara la voluntad de la persona»

    En esta nueva ley, solo sí es sí, también se le da importancia a los comportamientos ofensivos que puedan hacerse hacia la mujer, como por ejemplo, el acoso callejero. Este acto será considerado un delito, ya que provoca el sentimiento de humillación a la mujer.

    PENAS POR AGRESIÓN SEXUAL Y MEDIDAS PARA LAS VÍCTIMAS

    Por primera vez, se ha conseguido equiparar a las víctimas de violencia sexual con las de género. A partir de ahora, se acogerá un catálogo amplio en el Código Penal, desde las agresiones más leves, que no conlleven acceso carnal, o tocamientos esporádicos por desconocidos, a casos muy graves como la violación. 

    Por ejemplo, la violación con penetración exige una pena de doce años de cárcel, y con uno o más agravantes, de 15. Por lo que las penas no se endurecen, aunque sí que se añaden otras y se amplían los casos.

    Por otro lado, a causa del aumento de denuncias por agresión sexual, y la avalancha de denuncias que se espera tener en los próximos años, se ha planteado la necesidad de crear un Juzgado por violencia sexual, y tratar estos problemas y casos, como se merecen

    También se ha contemplado la posibilidad de evitar el contacto visual entre la víctima y el agresor; establecer una red integral de espacios para atender a las víctimas, ofrecer una protección a las víctimas con policía especializada, así como trabajar en la prevención y la sensibilización en violencias sexuales en las escuelas. Sin duda, todo el esfuerzo durante años, levantando nuestras voces y reclamando nuestros derechos, ha dado su fruto. Y lo vemos con nuevas leyes y con la reforma de algunas ya inscritas en el Código Penal, como la Ley de libertad sexual.  

    Si ha sufrido una agresión sexual y quiere denunciar los hechos, póngase en manos de nuestros abogados, para que le podamos ayudar en el proceso. No dude en ponerse en contacto con nosotros, y le informaremos sin ningún tipo de compromiso. Llámenos al 630 70 62 27 o al 93 518 21 21, o escríbanos a montserrat.antolino@icab.es.